5 puntos éticos que todo fotógrafo de naturaleza debe cumplir

hace 2 años

A la hora de hacer fotografía de naturaleza, creo que es básico tener una conducta ética y responsable. El respeto a la naturaleza debe de ir en el ADN del fotógrafo de naturaleza. 

  1. En el caso de fauna o flora, el bienestar del sujeto esta siempre por encima de la obtención de su fotografía. Para ello es muy importante documentarse sobre la biología y el comportamiento de las especies que vayamos a fotografiar, así como los conocimientos técnicos para abordar un proceso fotográfico que de alguna manera pueda alterar la vida de los seres vivos.
     
  2. Aquellos especímenes de fauna o flora que hayan sido tomados del campo para su fotográfía en estudio, deberán ser retornados a su lugar de origen los antes posible. Evidentemente excluyendo aquellas especies protegidas por la ley, parques naturales o nacionales o en peligro de extinción.
     
  3. Para fotografíar fauna, debemos trabajar preferente con ejemplares libres y salvajes en su medio natural, sin alterar su comportamiento y sobre todo, evitar situaciones delicadas cuando los animales están incubando o con crías muy pequeñas o recién nacidas. Para trabajar con la flora, también mantendremos los mismos cuidados, sin arrancar las especies protegidas, ni cortar ramas para crear escondites o hides. Las redes de camuflaje artificiales son mejor solución.
     
  4. En las zonas protegidas, es necesario, más que nunca, extremar las precauciones, solicitándo los permisos necesarios a la autoridades competentes para fotografiar especies y enclaves naturales protegidos por la ley, así como a los propietarios de terrenos privados. Mantener siempre limpio el lugar dónde desarrollemos nuestra actividad. Molestar lo mínimo a la fauna y de cara a las personas, intentar pasar desapercibidos para no atraer gente no tan respetuosa con el medio ambiente. Nunca se debe revelar las localizaciones de especies raras o amenazadas, nidos, madrigueras, crías, etc; salvo a investigadores acreditados que contribuyan a su protección. Si observamos cualquier infracción contra la naturaleza, debemos informar a las autoridades correspondientes.
     
  5. Los minerales o restos arquéológicos, debemos poner especial cuidado al movernos entre ellos, evitando alterarlos y así evitar que la integridad de las formaciones arqueológicas o paleontológicas quede afectada.